Proyecto: Rosetón Románico .
Dificultad: Principiante
.
Tiempo estimado de realización: 6 horas.

Este proyecto es de gran interés, ya que une una gran facilidad en su consecución a un resultado vistoso y agradecido. Espero que sea de vuestro interés y os animéis a realizarlo.

Si tuviera que decir cuál es la mayor dificultad de este dibujo, diría que es... dibujarlo. Me váis a permitir la libertad de no daros en principio todo masticado y no decir los centros y las aberturas del compás. Estoy convencido que a los que realmente les apetezca realizarlo, serán capaces de sacarlo. Es como un crucigrama o puzzle. Cuando descubres su secreto sientes una gran satisfacción. En cualquier caso, si no eres capaz... pincha en el icono de ayuda.

Lo primero, después de trazar el diseño en la madera, será sacar el relieve de la cinta que va formando el dibujo. Para ello, usando la gubia de esquina y el mazo, delinearemos todo el contorno.

A continuación, debemos sacar la madera para meter la cinta por debajo de sí misma. Para ello, con una gubia plana, redondeamos el interior de los rizos y quitamos la madera en las uniones, prolongándolas un poco sobre las zonas que nos quedan entre rizo y rizo, ya que no deben quedar más altas que la cinta en la zona más baja.

También aprovecharemos para sacar en disminución la madera que delimita los rizos con la circunferencia exterior. Lo haremos de menos a más, con una gubia plana y limpiando los bordes, metiendo la gubia de forma vertical. Nuevamente pasamos con la gubia de esquina por el interior de las "almendras", limpiamos y redondeamos el contorno, con gubias planas.

El paso siguiente es darle relieve a toda la cinta. En este caso lo haremos con una media caña grande, que nos permita ir creando la hendidura a lo largo de todo el dibujo. Es importante tener en cuenta que la veta nos irá cambiando constantemente, ya que el giro nos obliga a cambiar la dirección de ataque a cada poco. Un buen consejo para obtener buenos resultados en este proceso, es hacer media cinta (longitudinalmente) en un sentido diferente. Así estaremos trabajando en todo momento a favor de la veta de la madera.

En los huecos entre rizo y en el centro, completaremos con unos abanicos y una estrella respectivamente. Los cortes serán hechos con formón y gubia plana, marcando previamente con la gubia de esquina.

Sólo nos queda marcar con unos cañones (de 3 y 1 milímetro, aproximadamente) unas muescas en las "almendras centrales.

El dibujo final debería quedarnos algo así. Tentador, ¿no? Pues ¡ánimo!