Proyecto: Roseta doble.
Dificultad: Principiante
.
Tiempo estimado de realización: 3 horas.

Esta talla es muy sencilla y los resultados son de una gran vistosidad. Debemos tener en cuenta la necesidad de una gran precisión en el trazado del dibujo y luego, durante la talla, cuidar la igualdad de cada uno de los brazos que lo forman.

Comenzaremos con el dibujo de la misma: Tres circunferencias, dejando un pequeño pasillo de aproximadamente medio centímetro entre ellas, lo que hace un total de cinco circunferencias concéntricas. Es interesante que la distancia que hay desde la circunferencia interior a la central sea igual que la que hay desde la central a la exterior.

Ahora vamos a dibujar los arcos de cada una de las partes. Haremos 24 divisiones que serán comunes para las zonas exterior y central del dibujo. Para ello, usando el radio de la circunferencia exterior, primero dividimos ésta en 6 partes iguales. Desde el centro de una de ellas volvemos a hacer lo mismo y la tenemos dividida en doce. Nuevamente repetimos el proceso desde la mitad de los arcos obtenidos y obtendremos las 24 divisiones buscadas.

A continuación, unimos con una regla cada una de las divisiones con el centro y marcamos en el borde exterior de la circunferencia central las 24 divisiones. En el dibujo son los pequeños trazos exteriores. Tanto en la circunferencia exterior, como en la interior, nos servirán como centros de los arcos que trazaremos a continuación. La abertura del compás depende del tamaño del dibujo, pero será tal que el arco resultante sea tangente (toque en un punto) a la circunferencia siguiente interior. Sin modificar la abertura, vamos trazando todos los arcos sin importarnos que al ir pinchando en las divisiones, el comienzo del arco no coincida con ellas.

Por último, en el dibujo apreciamos otras circunferencias, que cortan a los arcos tanto en la zona interior como en la exterior. Son como referencia para la talla. Hacia esos puntos centrales que tengo marcados dirigiremos la gubia de esquina para comenzar a tallar, como podéis ver:

El siguiente paso será "vaciar" cada uno de los brazos en disminución. El proceso es siempre el mismo. Usando el formón y una gubia plana (para las caras interiores que son cóncavas) iremos tallando todos los brazos. Siempre debemos tener en cuenta la "veta" de la madera, que irá cambiando según vayamos girando en los diferentes brazos.

Al terminar la circunferencia interior, tendríamos algo así. En el centro tallaremos un botón. Para sacarlo, marcamos con la gubia de esquina y con una plana pequeña, iremos sacando la madera en disminución, creando la forma semiesférica.

Terminaremos el botón central, con una media caña suave, marcando un molinillo. Metemos la gubia verticalmente y luego inclinada, para hacer la forma de la "uña". Con cuatro, será bastante. Hay que tener cuidado de hacerlas girando en el mismo sentido. Es una zona bastante delicada y difícil de reparar en el caso de que nos equivoquemos.

El "aro" que rodea el botón lo he bajado con una gubia plana en disminución hacia el interior, creando un efecto de relieve más interesante que si lo dejásemos plano. En el otro aro, no nos es posible hacer lo mismo, porque las tallas adyacentes parten ambas del nivel de altura máxima.

Repetiremos el mismo proceso para cada uno de los 24 brazos de la circunferencia exterior. La única diferencia es el tamaño, un poco mayor en este caso, por lo que posiblemente necesitemos usar una gubia y un formón de mayor tamaño. Primero la gubia de esquina, de esta manera:

¡Bueno! Pues este es el resultado. Espero que os guste la idea y que no tengáis muchas dificultades los que os animéis a realizarla

1