Abaco
Abebay
Abedul
Abeto
Acacia
Acana
Acanalador
Acebo
Acebolladuras
Aceites secantes
Achispado
Afilar
Afinar
Afo
Aglutinantes o vehículos
Álamo
Almagre
Aloma
Amaranto
Amarillo de cadmio
Amarillo de cromo
Amboina
Anilinas
Anillo de presión
Anillos irregulares de crecimiento
Apeas
Apeo
Apriete
Arce
Arco adintelado
Arco angular
Arco arábigo o árabe
Arco carpanel
Arco deprimido
Arco escarzano
Arco gótico, ojival, agudo o apuntado
Arco lanceado o tumido
Arco ojival
Arco peraltado
Arco por tranquil o rampante
Arco Tudor
Arco
Arranque
Artesonado
Asas y tiradores
Asentar
Ayap
Azul de cobalto
Azul de Prusia
Azul ultramar

Abaco.- Esta moldura plana se coloca en la parte superior de los capiteles.

Abebay.- Madera semidensa, de tipo caoba, de color rojizo oscuro; fina de poro, con irisaciones, cambiantes de color y de brillo en la zona del corazón, semejantes al Sapelly, fácil de aserrar y barnizar.

Abedul.- Blanco, entre amarillento y rojizo. Vetas cortas y compactas. Es fuerte y se trabaja bastante bien. Se pudre pronto. Da buenas hojas para chapeados.

Abeto.- Color blanco. La más clara de las resinosas. Estructura de fibras largas y rectas. Anillos anuales gruesos, con diferencia notable entre la madera de primavera y la de otoño. Nudos oscuros y durísimos, que a menudo se desprenden y contrastan con la blandura de la madera. Se tuerce poco. De gran duración en ambiente seco, o bajo el agua. Se pudre pronto en ambiente húmedo y poco ventilado. Las clases más conocidas son: el abeto común o blanco, y el abeto rojo.

Acacia.- Es de color blanco amarillo o amarillo verdoso. Su estructura es fina, dura, flexible, y de fibras gruesas. Resiste a la carcoma, y se endurece en el agua. Crece rápidamente.

Acana.- Es de crecimiento lento, y madera uniforme; de color blanco amarfilado o ligeramente pardusco, con finísimas lentejuelas. Retiene intensamente el agua absorbida.

Acanalador.- Es un cepillo con hoja recambiable; puede graduarse su profundidad y su distancia del límite de la pieza. Sirve para hacer ranuras.

Acebo.- Es madera blanca y pesada, bastante fina, usada en marquetería y torno.

Acebolladuras.- Véase colainas.

Aceites secantes.- Son cuerpos grasos vegetales que, al ser extendidos, absorben oxígeno y se polimerizan, solidificándose, y formando una película elástica y transparente. Esta acción química es facilitada por la luz solar. Los aceites secantes vegetales más importantes son: el de linaza, madera, adormidera, nuez, ricino, etc. También se emplean los aceites de pescado, resistentes a temperaturas elevadas.

Achispado.- Podredumbre de las horquillas, formada en el nacimiento de las ramas.

Afilar.- Es rebajar la hoja de una herramienta que tiene el corte mellado, embotado o gastado. Para ello la pasaremos por una piedra o una muela de afilar.

Afinar.- Véase asentar.

Afo.- Madera de textura suave, fácil de aserrar y barnizar. De color rosado; de poros muy visibles y marcados.

Aglutinantes o vehículos.- Son los líquidos que llevan en suspensión los pigmentos, y que, una vez secos, mantienen unidas las partículas de color entre sí y con la superficie sobre las que se ha aplicado la pintura, impidiendo que se desprenda. El aglutinante necesita, además, un líquido que lo disuelva y diluya.

Álamo.- Color entre blanco y gris. Estructura blanda, tenaz, muy fácil de trabajar. Bastante propenso a agrietarse y al alabeo. Poco resistente a la humedad y a la carcoma. Es de crecimiento rápido. En España, son corrientes dos especies: el álamo blanco y el álamo negro, llamado más comunmente chopo.

Albayalde.- pigmento blanco que da, con el aceite de linaza, una pintura muy consistente, de gran poder de cubrición, resistente a los agentes atmosféricos, y de fácil aplicación. Se presenta en polvo o en pasta, mezclado con aceites y resinas, recibiendo los nombres de blanco de Venecia, Hamburgo y Holanda, según proporciones.

Alerce.- Color rojizo. Estructura densa, apretada, y rica en resma. De larga duración. Poco atacada por la carcoma. Es importante el alerce rojo de América o Pitch-Pine, usado en carpintería.

Alfarjía.- Madera de sección rectangular de 14 x 10 cm.

Aliso.- Color castaño claro, tirando a rojizo, con espejuelos oscuros y gruesos. Estructura igual, fibra fina y homogénea, sin nudos. Bajo tierra, resiste bien la humedad. Al aire, se apolilla fácilmente. Se alabea poco.

Almagre.- Véase ocres rojos.

Aloma.- Madera semidura, de color amarillo dorado, y de fibras jaspeadas; fácil de aserrar y muy útil para la decoración.

Amaranto.- Llamada también palo-violeta; es de gran desarrollo. Madera compacta, con vasos muy visibles. La madera recién cortada es de un color gris oscuro, pero, en contacto con el aire, se oxida y da un hermoso color violáceo.

Amarillo de cadmio.- Es un sulfato de cadmio, cuyo color varía desde el amarillo pálido al anaranjado. Es resistente a la luz, y cubre bien.

Amarillo de cromo.- Es un cromato de plomo obtenido por precipitación de una sal soluble de plomo. Es de color amarillo brillante, resistente a la luz, y opaco.

Amboina.- Es de la misma familia que la caoba. Su color es rosado o cadmioso. Su aroma nos recuerda la vainilla. De esta madera son muy apreciadas sus lupias en ebanistería.

Anilinas.- Tintes utilizados para maderas de color pálido. Las hay solubles en agua, alcohol, aceite, etc.

Anillo de presión.- Consiste en un alambre de acero. Debido a la elasticidad del metal, se pueden encolar piezas de pequeñas dimensiones.

Anillos irregulares de crecimiento.- Es un defecto originado por las interrupciones vegetativas bruscas, debidas a inclemencias atmosféricas, produciendo una irregularidad total de la anchura de los anillos, aunque sin perder su concentricidad.

Apeas.- Son los rollizos que tienen en la cogolla un diámetro inferior a los 10 ó 15 cm. Son usados en entibaciones.

Apeo.- Tala del árbol. La mejor época para realizarla es hacia finales del invierno, antes de que se inicie en la primavera el nuevo periodo de vegetación. En esta época, la actividad de la savia es nula, la corteza se separa fácilmente de la albura, hay menos posibilidades de que se alteren los tejidos por la escasez de savia en las células, y es mucho menos probable que sea atacada por los insectos.

Apriete.- Véase prensa.

Arce.- De vistoso color, blanco, estructura fina y compacta, poco resistente a la intemperie. Usada en la ebanistería. Sus raíces se emplean para chapeados. Es atacada por la carcoma.

Arco adintelado.- Es recto en toda su longitud.

Arco angular.- Es el que forma un ángulo

Arco arábigo o árabe.- Es el que está formado por un arco mayor de 180º.

Arco carpanel.- Está compuesto por arcos en número impar y de distinto radio, distribuidos a ambos lados del eje de simetría.

Arco cimbrado.- Véase arco de medio punto.

Arco de herradura.- Véase arco arábigo.

Arco de medio punto.- Es el que está formado por un semicírculo que se apoya en los arranques.

Arco deprimido.- Es el que está formado por una porción plana, y sus extremos son dos pequeños arcos iguales.

Arco escarzano.- Es el que está formado por un solo arco menor que la semicircunferencia.

Arco gótico, ojival, agudo o apuntado.- Es el que está formado por dos arcos de circunferencia que se cortan en ángulo. Es esbelto o deprimido, según la colocación de los centros.

Arco lanceado o tumido.- Es el mismo ojival, en el que se prolongan los dos arcos por debajo de la línea de los centros.

Arco ojival.- Véase arco gótico.

Arco peraltado.- Es aquel cuya flecha es mayor que la mitad de la luz.

Arco por tranquil o rampante.- Es el que está compuesto por arcos de círculos diferentes, con los arranques situados a distinta altura, por lo que carece de simetría.

Arco Tudor.- Es una variante del arco ojival rebajado. Está formado por cuatro arcos de circunferencia que se cortan en ángulo en su parte superior.

Arco.- Porción cualquiera de la circunferencia. La combinación de arcos de diversos radios forma curvas más o menos caprichosas, que, enlazadas con elementos rectos, nos dan variedad de dibujos, aplicables a los muebles, molduras, y obras arquitectónicas. En todo arco hay que distinguir: vértice, dovelas, arranque, intradós, trasdós, luz y flecha.

Arranque.- Punto en que comienza el arco, apartándose de la vertical de los apoyos.

Artesonado.- Revestimiento de techo, real o aparente, adornado con tablas, viguetas, molduras, rosetones y paneles o artesones. Se llama de techo real cuando los adornos o molduras se hacen sobre las mismas vigas que sostienen el piso superior; y de techo aparente, cuando los adornos o molduras se colocan debajo del verdadero techo, formando un segundo techo, ficticio.

Asas y tiradores.- Son unas piezas de metal, baquelita, plástico, etc. que se colocan en los frentes de los cajones y de las puertas, para facilitar su abertura o cierre, al tirar de ellas. Las hay de muy diversos tipos, tamaños y formas.

Asentar.- Afilada la herramienta, suele quedar una rebaba, que se hace desaparecer pasándola por otra piedra más fina. Esta operación se denomina asentar y debe realizarse siempre con la piedra mojada de aceite para obtener mejor filo.

Ayap.- Madera de las mismas características que la ukola, y de igual utilidad.

Azul de cobalto.- Es una combinación de óxido cobaltoso con impurezas de alúmina y cinc. Suele emplearse en la pintura al óleo y al agua.

Azul de Prusia.- Llamado también azul de París, que es un polvo ligero y esponjoso. No es alterable a la luz y a los ácidos, y no suele emplearse en las pinturas al agua.

Azul ultramar.- Está compuesto de varias sustancias, dando un polvo finísimo de color azul intenso, rojizo o verde, según su preparación. Es resistente a la luz, pero no a los ácidos, empleándose generalmente en pinturas al agua.

1